martes, 29 de septiembre de 2015

Vuelve la pelota

Seguimos ampliando el vocabulario, reforzando la distinción de géneros y practicando las diferencias entre nominativo y acusativo. Para ellos usamos los objetos de clase: un libro, un lápiz, una libreta, la silla, la ventana, la puerta... Combinamos preguntas generales con preguntas individualizadas, mezclando personas, de momento solo en singular. A ver si mañana podemos empezar con las historias.


Entre las cosas que hemos reencontrado está nuestra querida σφαῖρα, que ha sido protagonista de varios juegos: para repasar el alfabeto, para lanzarse preguntas.


Lo peor de hoy ha sido una leve amonestación general porque vienen a clase medio dormidos. Lo de tenerlos siempre a primera hora no es tan buena idea si se espera de ellos que estén activos y dispuestos. Por eso habré de pensar en dinámicas que les hagan levantarse y moverse, a ver si activando el cuerpo, se activa el cerebro.