miércoles, 6 de mayo de 2015

A por los aoristos

Empezamos con el texto escrito.
Ha sido sencillo seguir la historia con dramatizaciones y acciones, usando la mayor parte de vocabulario conocido, moviéndonos entre presentes y con oraciones simples. Ahora nos complicamos un poco e introducimos el texto escrito con participios y aoristos, aunque la historia sigue siendo la misma.
He tenido la debilidad de explicar por encima el aoristo, para que no se asusten al ver formas demasiado extrañas. Ha sido una breve explicación que se irá reforzando a medida que vayan apareciendo formas nuevas, sobre todo temáticos.